miércoles, 5 de mayo de 2010

Anarkismo y año 2012

Antes de escribir mi primera entrada, quiero puntualizar que he iniciado este blog con la finalidad de perfeccionar mi redacción y de expresar mi opinión, fundada o no, acerca de diversos temas, sobre todo temas contraculturales.

Favor de tomar en consideración que soy una principiante y que he escrito pocas cosas.

ANARKISMO Y AÑO 2012

El tema apocalíptico del año 2012 se ha convertido en el argumento central de una película del mainstream y de programas de televisión, debido a que su popularidad se incrementa a medida que se acerca la fecha.

Siempre he pensado que es necesario un cambio radical en la forma en que vivimos y en los esquemas que definen nuestras prioridades, pero no por esto he sido una persona que espera que en esta fecha ocurra de manera espontánea un despertar colectivo de la conciencia que genere ese cambio radical. Personalmente opino que ese "despertar" no puede ser ni espontáneo ni colectivo, porque requiere de una disciplinada trayectoria personal que desemboque en ese resultado completamente excento del factor casual.

Sabemos que hacer el bien no es fácil, y que quien tiene esta intención se enfrenta contra enemigos inimaginablemente poderosos que controlan la economía y la política globales y que impiden el avance moral o espiritual de la humanidad con sus inventos enajenantes, por lo que mi forma de interpretar lo que podría llegar a ser ese "despertar de la conciencia colectivo" es que, como consecuencia de un cataclismo, sucediera una depuración en nuestra especie.

Tomando en cuenta lo anterior me encontré deseando que ocurriera un desastre natural de escala global, un desastre como el que profetiza Patrick Geryl en su libro "La Profecía de Orión", en el que pronostica que un chorro de energía proveniente del centro de la galaxia invertirá los polos terrestres, y que tormentas solares de magnitudes nunca vistas afectarán el campo magnético de la tierra, lo que tendrá como consecuencia el deterioro de chips y el desplome tecnológico.

Me encontré anhelando internamente el caos, un caos que diera origen a la anarquía, el derrumbamiento del sistema económico, financiero, explotador, depredador, legal, etc. Un caos en el que no exista un lider que pueda "brindar" seguridad a la población desorientada, población que tendrá por fuerza de circunstancias que tomar decisiones propias que recaerán únicamente en su voluntad, porque no hay reglas de ningún tipo.

Una depuración y un saneammiento sociales que acaben con lo preestablecido, con los condicionamientos que limitan el autoconocimiento y la comprensión al prójimo, una nueva sociedad donde un sexo no domine sobre otro, en la que se erradique la violencia y vibremos a la par de la tierra...

Tal destrucción es necesaria para poder emerger como una raza cósmica positiva, podremos regresar al origen de la civilización y evolucionar a partir de ahi, habiendo ya vencido y dejado atrás el primitivismo. Mientras subsita el sistema, no conoceremos la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada