domingo, 9 de mayo de 2010

LA EQUIDAD DE GÉNERO NO EXISTE

La mujer empezó a revelarse en los países considerados como primer mundo, al igual que otros grupos de marginados, en los años sesenta. Al mismo tiempo que se luchaba por suprimir de las leyes el racismo y la discriminación por cuestiones de preferencia sexual, también las mujeres lucharon por obtener la igualdad y librarse del yugo del sexismo, una carga que implica, al igual que las mencionadas, una autoconcepción inferior en comparación a otros miembros de la sociedad.
Se podría decir que la victoria se ha logrado, ya que, al menos aquí en México, la ley, de manera expresa decreta la igualdad de género y establece que el sexo, la raza y la religión no serán motivo de discriminación. Sin embargo debemos recordar que la ley es algo abstracto y subjetivo, no material, y que la idiosincrasia del pueblo ha evolucionado sutilmente en los últimos doscientos años (ya que siguen existiendo los mismos problemas), en esencia es la misma y aunque el sistema legal evolucione, la mentalidad de las personas no evoluciona a la par.
Socio-culturalmente seguimos siendo primitivos, aquellas conductas que son características del "humano" como la creatividad, la empatía, la solidaridad etc.. son las conductas que rara vez encontramos en el perfil del individuo común y corriente, lo que si encontramos es el egoísmo, el condicionamiento y los prejuicios. La evolución de la especie se encuentra en desarrollar esas cualidades que nos separan de esas conductas nocivas y del medio de vida primitivo en el que nos encontramos inmersos, la ley del mas fuerte sigue vigente y se manifiesta claramente a través de la economía.
Me doy cuenta de que la forma de pensar y de ver la vida de la mayoría no ha cambiado en esencia, en lo respectivo a este tópico, cuando una mujer es insultada (es llamada "puta" y demás) y discriminada por ejercer su libertad sexual, también me doy cuenta porque no es extraño que aparezca en las noticias que una mujer o una niña fue violada, torturada y muerta.
Me doy cuenta por la situación de Ciudad Juárez, lugar en el que, el gobierno (que ya sabemos que no sirve para nada más que para explotar y saquear a personas honradas) ha dejado impune cerca de 500 homicidios de mujeres que fueron también abusadas sexualmente y que además, las autoridades han justificado el estado de inseguridad argumentando que esas mujeres eran prostitutas, cuando no lo eran, eran obreras, estudiantes y madres jóvenes. Y si hubieran sido prostitutas, ¿qué? ¿acaso su vida vale menos? estoy segura que vale más que la de un político, que defrauda a millones de personas, mientras que la prostituta solo se daña a ella misma.
Estamos mal porque no valoramos la moral, somos esclavos del materialismo, una persona que ha acumulado una fortuna a base de fraudes y de opresión, es respetada y todos se inclinan ante su dinero, y una persona que no tiene lo básico para un nivel de vida digno es repudiada.
Seguimos igual que hace doscientos o más años, sigue existiendo el racismo, la homofobia y la misoginia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada